“Si vis pacem et securitatem, defende”

Joaquín Sabina la definió como cruce de caminos, donde el mar no se puede concebir, el lugar donde siempre regresa el fugitivo. La misma ciudad de ritmo vertiginoso, con historia antigua escondida en matices de altos y modernos rascacielos, los cuales reflejan en sus vidrios el tráfico pluralista y multiétnico. Corazón de nuestra patria ramificado en la conexión de lugares comunes.

Hablamos de Madrid, sí. Tierra de todos donde se sitúan los principales órganos que cooperan para que nuestro país siga latiendo. Es en uno de ellos —Ministerio de Defensa—, donde podemos encontrar a Dña. María Angustias Caracuel Raya. 

Ciudadana trotamundos con un currículum que va de la mano de plenitud de reconocimientos que guiñan a una vida de labor y dedicación. Mujer de sonrisa amable y mirada firme con recorrido honroso en el estudio y la investigación de la seguridad y defensa. Alguien con ideales como el bien común y servicio público por bandera.

La conoceremos de manera más ajustada a lo largo de la entrevista que leeréis —espero con ganas de aprender— que nos concede con simpatía, predisposición y gentileza la Doctora en Ciencias Políticas.

—María Angustias —Marian para los amigos—nació en 1968 en el hospital militar de Córdoba y es hija de padre y nieta de abuelos militares, ¿podríamos afirmar que inconsciente e irrevocablemente se empezaron a pincelar los trazos del cuadro su vida y vocación profesional?

—Esboza una sonrisa— Inicialmente el hecho de haber nacido en el seno de una familia militar… y numerosa  me hizo sentir muy afín a los temas militares, sí.

—Es decir, ¿en qué medida piensa que afectó un contexto o un marco como el que llevan sus apellidos en la configuración de su posterior labor?

—Pasé una infancia en un ambiente militar; viví en pabellones militares, estudié en un colegio militar y, después del bachillerato, quise estudiar temas de seguridad y defensa, lo que me hizo cursar una Licenciatura en Ciencias Políticas (CCPP) en Madrid.

Además, como tercera de cinco hermanos — y un único varón— pensaba que la tradición militar podría continuar en la familia por una civil y, en este caso, mujer.

—Sin embargo, dejando a un lado la genética y situándonos en el paso decisivo que tomó para escoger su carrera universitaria, ¿qué o cuáles eran las principales inquietudes de aquella chica cordobesa?

—Ríe— Verás, te contaré una anécdota… estando en COU, una profesora nos dejó un libro que —creo recordar— se llamaba “todos los estudios y carreras  y fue ahí donde aparecía el programa académico de la carrera de Ciencias Políticas. Por otro lado, como no existía una facultad en Andalucía decidí  irme a Madrid —gracias también a un apoyo indudable de mi familia—para satisfacer una aspiración relacionada con esta vocación, que se afianzó con los años: dedicarme al estudio y análisis de las cuestiones de seguridad y defensa, tanto a nivel nacional como internacional, de ahí que me especializara en Relaciones Internaciones (RRII).

—¿Tiene alguna otra anécdota sobre la carrera que no le importaría compartir?

—El 1 de diciembre de 1989 visité el Senado por primera vez, donde me obsequiaron con un ejemplar de la Constitución y su reglamento. Me impresionó la cámara de representación territorial que, junto al Congreso de los Diputados, representa al pueblo español, sede de nuestra soberanía nacional.

Como estudiante de CCPP que disfrutaba de una beca de acción social del Ejército, aprendí tanto de las enseñanzas de profesores y como de los cambios tan vertiginosos que se estaban aconteciendo en el contexto internacional, como la caída del muro de Berlín en 1989, con grandes implicaciones para España; particularmente su papel en el seno de las organizaciones de seguridad y defensa. Por ello, me animé a iniciar una tarea investigadora en el ámbito de las RRII.

—Permítame una pregunta… Hizo un Erasmus en New Castle Upon Tyne en Reino Unido, teniendo en cuenta el grado en el que su posterior labor ha estado relacionada o vinculada con un contexto internacional, ¿en qué medida cree que aportó ese viaje una experiencia para su posterior desarrollo?

—Fueron años muy importantes y decisivos en el panorama internacional —incluida la dimisión de Margaret Thatcher en 1990—. Recuerdo cómo se hablaba en las clases del papel que jugaría el sistema de Alianzas (la OTAN y el Pacto de Varsovia, que terminaría por desaparecer). Cuando regresé a mi Universidad en Madrid, el debate no estaba tan vivo ni era tan profundo, lo que me convenció de la necesidad de su tratamiento en un trabajo de investigación.

—Gracias a becas de formación de personal investigador del Ministerio de Educación y Ciencia pudo realizar una tesis doctoral sobre “Los cambios de la OTAN tras el fin de la guerra fría”, dedicando especial atención al papel de España en el seno de la Alianza. Sabemos que podemos leer más acerca de ello en el libro que publicó en 1996 y que fue reeditado en 2004, prologado por Javier Solana, ¿nos podría resumir qué significó para España?

España, que ingresó en la OTAN en 1982 y decidió permanecer en la Alianza en 1986 tras la celebración de un referéndum, redefinió su papel a partir de 1990, con la firma de unos acuerdos de coordinación, que determinaron la contribución militar española a la Alianza. Fuimos el décimo sexto país en integrarnos en la organización atlántica.

Desde 1999, nuestro país está plenamente integrado en la estructura civil y militar de la OTAN y participa como un aliado fiel y solidario en todas las tareas de la Alianza, al mismo tiempo que ésta contribuye a garantizar la defensa colectiva de todos sus países miembros –actualmente 28- y otras tareas de seguridad cooperativa y de gestión de crisis.

—¿Cuál es la lección o aprendizaje más importante de lo que ocurrió en estos años de investigación?

La lección más importante es que hay que tratar de luchar por lo que uno quiere y en lo que cree. Tenemos que tener en cuenta que en esos años mucha información era clasificada y para asombro de los “millennials”  y “digital natives” no existía internet, por lo que la búsqueda y estudio de las fuentes bibliográficas debían ser sistemáticos en bibliotecas nacionales e internacionales, así como a través de entrevistas a los protagonistas de parte de esta historia contemporánea.

—Concluida la etapa de la tesis, estuvo en Bruselas como investigadora de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN. ¿Cómo ayudó esto en su formación?

—Después de cuatro años de estudio fue una gran oportunidad poder trabajar en un ambiente multinacional, haciendo análisis e informes para los distintos comités de esta Asamblea. El hecho de poder asistir a sus reuniones plenarias me permitió aprender la importancia de las relaciones entre los miembros de las distintas delegaciones; tanto de los países OTAN como los no-OTAN (incluida Rusia, con la que ya se empezaba a cooperar en numerosos ámbitos superando los recelos iniciales).

—Más tarde volvió a España

—Efectivamente, así fue, de alguna manera sentía que tenía que devolver la sociedad parte de lo que ésta me había dado, gracias a las becas que había disfrutado. Así, decidí dedicarme profesionalmente a trabajar en la seguridad y defensa de nuestro país y promover la llamada cultura de defensa.

—Ingresó en el Ministerio de Defensa en el año 2000 y actualmente desempeña su labor profesional en el Gabinete Técnico de la Secretaria General de Política de Defensa del Ministerio, ¿podemos saber cuál es el secreto o receta para levantarse cada día y seguir implicándose de esta manera con la atmósfera laboral de nuestras vidas?

En mi caso, ser una buena compañera y cumplir correctamente la función encomendada al Gabinete Técnico, como órgano de apoyo, asesoramiento y asistencia inmediata a mis superiores, el Director del Gabinete y el Secretario General de Política de Defensa (SEGENPOL)

Al mismo tiempo, y como ciudadana, mi deseo es poder contribuir a que las cuestiones de seguridad y  defensa sean más conocidas por nuestra sociedad.

—  Durante estos últimos años, se puede observar cómo también es Diplomada por el Colegio Europeo de Seguridad y Defensa, la Escuela de la OTAN, el Colegio Interamericano de Defensa y tiene un máster en  la Universidad del Salvador (Argentina). Con ello se deduce que su aprendizaje y preparación son continuos, ¿no?

En efecto, el estudio de las Ciencias Sociales la formación debe ser permanente y continua. Pues la realidad cambia día a día.

—Asimismo, fruto de un compromiso mayor con la ciudadanía, creó ADESyD (Asociación de Diplomados Españoles en Seguridad y Defensa), de la cual es presidenta. ¿Por quién está formada y cuál es su principal objetivo?

—Es una Asociación plural, interpartidista e intergeneracional, integrada por gente de muy diversa formación. Con una visión integral y multidisciplinar tenemos como objetivo común fomentar la participación social en asuntos relacionados con la paz, la seguridad y defensa, que son la tríada sobre las que se sustenta nuestro bienestar.

—Además esta Asociación tiene un lema Si vis pacem et securitatem, defende” (Si quieres paz y seguridad, defiéndelas) ¿Por qué esta identidad?

Porque recoge toda nuestra filosofía. Tradicionalmente existía en estrategia la máxima: Si vis pacem, para bellum” –si quieres paz, prepárate para la guerra-  y hoy tenemos que defender todo lo que nuestra sociedad ha conseguido, gracias a las generaciones que nos precedieron, defendiendo la paz y la seguridad.

—Inclusive, es directora de SWIIS (Spanish Women In International Security),—la cual ha publicado hace poco un vídeo que versa sobre mujeres en misiones de paz. Esta organización que nace cuando en 2011 ADESyD se une al memorando entendimiento para afiliados internacionales de Women In International Security (WIIS), que promueve el liderazgo de la mujer en cualquier etapa de su carrera en el campo de la paz y la seguridad nacional. Personalmente este tema me parece especialmente delicado y honroso para todos aquellos que se dedican a él, ¿qué aporta a gran escala la intervención de SWIIS? ¿Qué significa para nuestro país una asociación o acuerdo como éste? ¿Cómo de importantes son este tipo de iniciativas en un mundo en el cual la brecha entre países desarrollados y los que viven en situación de conflicto parece cada vez mayor?

SWIIS forma parte de la red WIIS-Global con sede en Washington y tratamos de promover la aplicación transversal de la perspectiva de género en los asuntos relacionados con la paz y la seguridad, promoviendo todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sobre Mujer, Paz y Seguridad, que nació hace ya quince años con la Resolución 1325.

Lamentablemente en los países donde hay situaciones de conflicto la violencia sexual contra la mujer es desmesurada y se utiliza como arma de guerra. Hemos de concienciar promoviendo todo tipo de medidas desde la prevención, formación, capacitación y lucha contra la impunidad de estos crímenes.

—¿Qué se le viene a la cabeza cuándo menciono “Todos somos Estado”, “todos somos ciudadanos”?

—Pues que la Paz, la Seguridad y la Defensa son una responsabilidad ciudadana. Precisamente utilicé estas frases en una intervención que tuve que realizar en el Senado con motivo de mi posterior nombramiento como miembro del Observatorio de la vida Militar.

—¿Qué es lo que más admiras en la vida de un militar?

El/la (apostilla) militar tiene como primer y más fundamental deber su disposición permanente de defender a España. Esta es la mayor prueba de generosidad, entrega y sacrificio que acompañan la vida del militar, de esos hombres y mujeres valerosos que forman nuestras Fuerzas Armadas.

—¿Se debería ver la política de defensa de un país influenciada por marcos temporales?

—No —manifiesta rotundamente— La política de defensa debe ser una política de Estado, trascendiendo el marco temporal de los distintos períodos del gobierno y debiera obedecer a intereses nacionales que deben preservarse permanentemente.

Por otra parte, civiles y militares podemos trabajar juntos por el ideal de servir con lealtad a España, cumpliendo el mandato del art. 30 de la Constitución

—Por último, tres preguntas concisas que repasan pasado, presente y futuro. ¿Qué es lo más valioso extraído de una vida, trabajo, investigación y vocación de servicio público sustentadas en los pilares de la seguridad y la defensa? ¿Qué ideales guían a día de hoy tu desempeño profesional? ¿Cómo avanzará España en Seguridad y Defensa —cómo debiera avanzar—?

Lo más importante es luchar por lo que uno/a cree, como decía al principio, y seguir los buenos consejos como los que me dieron hace ya muchos años mi padre, gran aficionado al ciclismo: “Todas las cuestas caen, con esfuerzo y entrega”. Y un amigo americano: Where there’s a will, there’s a way”

Lamentablemente, no vivimos en un mundo libre de riesgos ni amenazas y España ha de estar dotada de los mejores instrumentos para hacerles frente, contando con el apoyo de todas las instituciones y partidos políticos, y la colaboración ciudadana.

Con un gracias mayúsculo tenía lugar el fin de la encantadora conversación que nos ha hecho creer en cosas tan dulces como la persistencia en luchar por nuestros sueños y la crudeza tan despiadada como aceptar que vivimos en un mundo donde aún hay mucho por hacer para erradicar las amenazas a la seguridad e incluso la violencia contra la mujer en países en conflicto, pero que organizaciones como ADESyD-SWIIS, de la que Marian es presidenta, tiene en su programa un sin fin de actividades para promover esta necesaria labor.

A la misma vez, un paseo con memoria histórica que nos ha recordado la importancia de la seguridad y la defensa en el mantenimiento de la paz nos hace dignos de vivir en un país constituido por Instituciones como el Parlamento, donde nos vemos representados  y orgullosos de ver transparente una soberanía nacional que hoy más que nunca ha de brillar en artículos, como el de nuestra Constitución,  que nos concede a todos los españoles el mérito de defender a nuestra Patria. Patria que, gracias también a alianzas como la OTAN pueden hacer que nos sintamos más seguros, dignos, valientes y orgullosos.

Marian pegatinas.jpg

Marisa Raya Caracuel

4 comentarios en ““Si vis pacem et securitatem, defende”

  1. Buena profesional, entregada con vocación a su tarea. Gran entrevistadora con preguntas que van más allá de una lista de méritos. Pero para mí sois ante dos extraordinarias personas. Viva la familia que disfruta unida de los logros y buenas noticias. Un beso!

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchísimas gracias Gabi por estar siempre pendiente de los demás. Como dice Marisa, eres excepcional. Desde luego, nos podemos sentir orgullosos de formar parte del mejor equipo: la familia y los buenos amigos. En mi caso, verdadero sustento de mi trayectoria profesional. ¡Qué bonito que así lo refleje mi sobrina!. ¡¡Un fuerte abrazo!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s